Cuando la fotografía se convierte en violencia

En el ensayo Retrato involuntario de Marina Azahua explica los alcances de la fotografía omnipresente en nuestra sociedad

Una imagen captada para perpetuar un instante, un hecho, un momento, puede convertirse en un arma contra quien ahí aparece. Más aún cuando es captada sin el consentimiento o conocimiento del protagonista. En ese instante se convierte en acto de violencia.

Marina Azahua, narradora, ensayista e historiadora, aborda en este ensayo publicado por Tusquets, la dimensión social de la fotografía , una actividad que hoy en día practica cualquiera que tiene acceso a un celular, sin pensar en que una imagen es “un objeto que posee vida propia” por ser la extensión del cuerpo ajeno y de su saqueo.

Para Azahua, el retrato involuntario que se produce“sin el consentimiento del retratado, se ha ha convertido en una práctica cotidiana, sin tomar en cuenta que es una invasión a la persona”.

En este sentido, a lo largo de la historia de la fotografía, han existido imágenes que ejemplifican cómo una toma es utilizada como arma para el desprestigio, humillación y regocijo ante la pena ajena. Esto, a su vez, convierte tanto a la cámara como al fotógrafo en parte de una cacería. “Este libro busca centrarse en la cacería para revelar la naturaleza del cazador, su herramienta y su presa. Si la fotografía es una cacería, es entonces, antes que nada, una acción; no un objeto. No basta considerar a la fotografía como un documento social, debemos entenderla como un acto social.”

Asimismo, aborda a lo largo de este ensayo el papel de la fotografía en la actualidad, el impacto de la acción fotográfica y ahonda en las razones que hacen que “el uso social de la cámara y el uso social de la imagen dictaminen el espíritu de la fotografía” en nuestra época.

 Mariana Azahua (Ciudad de México, 1983) es ensayista, narradora y traductora. Historiadora por la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM, maestra en escritura y edición por la Universidade Melbourne, Australia. Es autora de Ausencia compartida. Treinta ensayos mínimos ante el vacío (2013) libro ganador del certamen Internacional de literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2012, en el área de ensayo.

retrato-involuntario-marina-azahua-2014

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s