Gabriel García Márquez, un periodista comprometido con la verdad

Entre los muros blancos del Museo de Arte Contemporáneo (MACO) se paseó el alma de “Gabo”. Lo convocaron las anécdotas, la lectura de algunos de sus textos y los recuerdos sobre su forma de ejercer el oficio que nutrió toda su obra literaria: el periodismo.

Éste es un homenaje que todos le debemos a Gabriel García Márquez, expresó el escritor Jorge F. Hernández al inicio del Conversatorio con el director de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Jaime Abello Banfi, con el cual inició el tributo al Nobel colombiano fallecido en abril de este año.

Creada y financiada por García Márquez, a quien está dedicada la 34 edición de la Feria Internacional del Libro Oaxaca, la FNPI es el  mayor legado de quien se hizo novelista en las redacciones de diarios colombianos.

Jaime Abello apuntó que García Márquez se asumía fundamentalmente como un periodista. “Sus libros son de periodista, tienen gran cantidad de datos,  son investigaciones  con rigor periodístico, puede que sean reportajes novelados o fantásticos, pero el manejo de los hechos es el de un periodista”, enfatizó.

“También  -precisó Abello, cofundador  de la FNPI- la obra periodística de García Márquez se nutrió al principio de la literatura, de la inglesa y la norteamericana principalmente, pero después, a partir de El otoño del patriarca, ocurrió al revés y su novelística se alimentó del periodismo.”

Novelas como Crónica de una muerte anunciada, basada en hechos reales y no se diga Cien años de soledad, poseen un riguroso manejo periodístico,  tanto en la forma como en el contenido; Gabo no reparaba en consultar con sus fuentes, a la hora que fuera, los datos  que necesitara.

Con el poder que tenía, sabiendo que nadie se negaría a tomarle una llamada telefónica, a la hora que fuera, llamaba de madrugada al Observatorio Nacional de Colombia para pedir información sobre cuál era la posición de la luna en tal año y tal día, o para conocer el recorrido del río que un personaje suyo iba a transitar, aseguró su compatriota.

Sobre su escritura, Abello consideró que el estilo literario de Gabo lo adoptó de los cuentos que le contaba su abuela en Aracataca, quien supuestamente le contaba historias para dormir pero al final lograba hacerlo soñar.

Respecto a su ética periodística, Abello señaló que para García Márquez un periodista es una persona en la que se puede, se debe confiar.

“Era un hombre con ideas radicalmente tributarias de la verdad;   comprometido siempre con la libertad de expresión. Un magistrado de los hechos”, puntualizó.

Fiel amigo de estadistas como Fidel Castro, Omar Torrijos, o Bill Clinton,  García Márquez siempre encontró “una manera honrada” de relacionarse con ellos, y nadie puede negar que el periodismo fue un una herramienta con la que hizo política.

El Conversatorio sobre Gabo periodista fue la primera actividad celebratoria del escritor colombiano a quien este sábado se le rendirá un homenaje en el teatro Macedonio Alcalá, acto seguido de la inauguración oficial de la Feria Internacional del Libro, a partir de las 12:00 horas del mediodía.

El acceso a todas las actividades de la FILO es libre.

1 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s