Posada del Cacao: dos días aprendiendo y probando bebidas

Desde el 2011 la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova y Chocolate Mayordomo organizan la Posada del Cacao. Durante dos días se presentan bebidas hechas en Oaxaca con este grano que todo el público asistente pudo degustar

Oaxaca, Oax.- Con el objetivo de promover la rica herencia etnobotánica y culinaria que representa el cacao en los pueblos de Oaxaca, cada año la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova y Chocolate Mayordomo organizan la Posada del Cacao.

Con una calenda, que inició en Santo Domingo y bajó hasta el Centro Cultural San Pablo, los oaxaqueños fueron uniéndose a la música y el baile de Tlacolula de Matamoros. La alegría iba por las calles de la capital.

Mujeres llegadas de varias comunidades oaxaqueñas, prepararon dieciséis bebidas cuya base es el cacao. Popo, chau popox, pozontle de Zoogocho, tejate con pulque, chone de Coyotepec, chocolate, champurrado, pinol y chilate fueron las que se degustaron el sábado.

Con el atrio lleno del Centro Cultural de San Pablo, de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), cientos de personas hicieron fila para poder probar todos estos manjares, muchos de ellos casi desconocidos.

Con jícaras en la mano, los visitantes iban de un puesto a otro para descubrir los nuevo sabores de estas bebidas que son elaboradas para ocasiones especiales: bodas, velorios, Semana Santa, Día de Muertos. Todas tienen origen prehispánico, pero cada una tiene un sentido especial e ingredientes que las hacen únicas: cacao, por supuesto, pero también con maíz, canela, azúcar, panela, ceniza, pulque, rosita (flor del cacao), cocolmécatl, pixtle (semilla de mamey), achiote, almendras, arroz…

El domingo, el segundo día de la posada, no sólo hubo degustaciones. En la mañana se dio un taller para niños, donde los menores pudieron decorar sus propios alcahuetes. Este objeto plano de madera, rematada en uno de sus extremos con una figura animal tallada y pintada, se usa en los Valles Centrales como mezclador de bebidas.

Muchas sociedades mesoamericanas daban a las bebidas de cacao un carácter festivo o ceremonial, que también se aplicaba a los utensilios que empleaban para elaborarlas y consumirlas. De esta forma, los alcahuetes eran parte de estos rituales.

Esa misma mañana hubo dos conferencias. La primera, impartida por la doctora Marcy Norton, de la George Washington University, Chocolate: una tecnología americana difundida por el mundo, donde expuso que, gracias a las tecnologías empleadas en Mesoamérica —no siempre reconocidas—, tanto para domesticar como para producir cacao, ahora todos podemos consumir este fruto y sus derivados. La otra conferencia fue una mesa redonda Sobre la producción de cacao en la actualidad.

Ya en la tarde, otra vez las mujeres, otras mujeres, de otras comunidades, prepararon sus bebidas para seguir deleitando a los asistentes. Ahora fueron el bupu, tejate, pozontle de Atzompa, champurrado, siab geez y winxatsy.

De puesto en puesto, con los estómagos llenos y las caras contentas, los visitantes disfrutaron de la Posada del Cacao 2014, que se despidió hasta el año que viene, cuando seguro los investigadores de la Biblioteca Juan de Córdova traerán otras bebidas con cacao para sorprendernos.

Fotos: Fidel Ugarte

5M4A9606 5M4A9609 5M4A9784 5M4A9801

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s