“Niña Luz” de Juan García, se presenta en Madrid

“¡Hola soy Juan García y soy Oaxaqueño!”
Por Juan Jorge Bautista Gómez
El Café Berlín de Madrid (Calle Jacometrazo 4, centro), fue el escenario en donde Juan García,  presentó recientemente su nuevo disco “Niña Luz”.
Once canciones componen esta obra artística musical de este compositor y cantautor Mexicano-Español o Español-Mexicano, que para el caso da lo mismo, pues al menos de bote pronto, en este caso parece que el orden de los factores no altera el producto.
Así, en este foro art decó, especializado en la música alternativa y el jazz, se presentó acompañado por Mili Vizcaíno en los coros, Juan Pablo Toch en la guitarra, Pedro Barceló en la batería y Pablo Sánchez en el Bajo.
Ante un lleno total el cantautor Juan García, interpretó una a una las rolas que integran su álbum debut como solista. En términos genéricos todas las canciones constan de una melodiosa introducción y marchan en aparente cautela hacía una explosión musical y vocal llena de poder y fuerza que acomete hasta al espectador más distraído llenándolo de pletórica emoción.
El concierto está lleno de vida a partir de ese momento, los músicos se entregan a sus ritmos y al público se le agita el miocardio. ¡Tensión, emoción, dolor, placer, todo se conjuga sin distinción, el paroxismo en vilo!
Recuerdo claramente como nuestro cantautor de hoy, Juan García Álvarez, en los años de infancia conocido en ese entonces como el “Juanelo” retozaba en los recreos de media hora que entre clase y clase se ofrecía a los chavales de la Escuela Primaria Urbana Federal “Niños Héroes de Chapultepec” en plena Verde Antequera, y ahí, se veía raudo y veloz al pequeño y escurridizo rubito Juanelo, que era bastante conocido entre la comuna por ser particularmente inquieto y algo contestatario, y por ello, en no pocas ocasiones terminaba sus correrías en la dirección de la escuela ante la fulminante mirada del director del plantel profesor Froilán Vásquez Cruz, quien era célebre por los jalones de oreja y de patilla que a la menor provocación utilizaba para reinstaurar su orden entre los chamacos latosos.
Algunos lustros después recuerdo al jovial Juanelo ensayando con su banda oaxaqueña algunas rolas de su repertorio rockero en la Casa-Comuna que por San Felipe del Agua Oaxaca, alquilaban los amigos músicos y pintores para hacer su arte, ahí mismo ensayaban Miguel Corpus, Álvaro Torres, Edgar Cortés, el famoso Cuco, Alejandro Blanco, Jorge Villegas, y muchos más; era la época en que las bandas de rock en Oaxaca eran Cuero y MetalLucreciaCriptaHolocaustoExhumación, y algunas más “fresonas” como Magnun Opus; mientras los pintores Víctor Díaz, Antonio Bolaños, Heladio Brena, y otros, experimentaban tras bambalinas con su plástica; se trataba de una pléyade de jóvenes artistas que compartían pasiones generacionales y una amistad sin cortapisas.
El caso es que, al inicio del concierto en el Café Berlín, muy cerca de la Plaza de Callao, de este inconmensurable Madrid, el cantautor dijo ante el micrófono, “¡Hola soy Juan García y soy Oaxaqueño!” lo que propicio un nutrido aplauso, arrancando el concierto.
Ascensor. Ala delta. La carretera. Maratón. Limites azules. Cumbia del millón. Noche de escarabajos. Días buenos. Loco. Somos uno. Y Niña luz (semilla). Fueron ejecutados con gran pasión y entrega.
Juanelo dejó claro que dedica éste disco y toda su poética, a su compañera de vida Yuri y a su bien amado hijo Tadeo, quien alcanzó apenas, los dos años de edad.
Al salir del Café Berlín, con la emoción aún encendida, caminé por la Gran Vía, hasta la afamada calle Montera, tratando de encontrar calor en este invierno madrileño, mientras pensaba para mí: no ha cambiado en nada mi camarada Juanelo, sigue siendo el mismo, y ahora esta convertido en un artista contestatario, que suerte tiene que Don Froilán Vásquez Cruz, no esté más en esta tierra para jalarle las orejas.
“Nadie es profeta en su tierra”, dice una máxima popular, pero como Juan García es ya un multicultural ciudadano del mundo, que vive despreocupadamente entre las Américas y las Europas, quizás estemos ante la exigencia lingüística de cambiar la máxima diciendo, que: “Juanelo es profeta en la tierra”, y con eso evitamos una larga discusión sobre la identidad del sujeto.
Pues hoy lo que realmente importa es decir: ¡¡¡Enhorabuena por estas partituras….!!!!
juan juanelo coc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s