Jóvenes indígenas reivindican su etnicidad a través del rock

El libro Etnorock, los rostros de una música global en el sur de México se presentó en la Capilla del Centro Cultural San Pablo

 

Oaxaca, Oax.- El levantamiento armando del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en enero de 1994 en las montañas de Chiapas, fue un hecho que cimbró al país entero y movió a las nuevas generaciones hacia una forma de valorar la esencia de las culturas indígenas.

 

El movimiento zapatista convirtió a San Cristóbal de las Casas en un punto de encuentro internacional que permitió la llegada periodistas, investigadores y músicos que compartieron su talento y sus conocimientos con los jóvenes indígenas del estado sureño de México. Fue así como en 1996, dos años después del levantamiento armado, comenzó el surgimiento del movimiento de rock indígena, un fenómeno musical que se convirtió en el eje central del libroEtnorock, los rostros de una música global en el sur de México, que fue presentado en la Capilla del Centro Cultural San Pablo.

 

Juan Pablo Zebadúa y Martín de la Cruz López Moya, dos de los autores del libro, explicaron que el ejemplar compila el fenómeno etnorokero de tres entidades del sur de México: Chiapas, Veracruz y Guerrero.

 

Zebadúa, investigador de la Universidad Autónoma de Chiapas, resaltó que a través de esta investigación, que muchos autores comenzaron hace 10 años, expresó que el movimiento etnorock en el Sureste mexicano fue tomado por los jóvenes músicos como una manera de reivindicar su propia etnicidad a través de un género musical que pareciera ajeno a las culturas indígenas, pero que fue adoptado y mezclado con las manifestaciones culturales propias de los pueblos de México.

 

Por su parte, Martín de la Cruz López Moya, investigador del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica, dijo que el movimiento etnorock ha tomado fuerza en el sureste del país, siendo Chiapas, y específicamente San Cristóbal de las Casas, la catedral de este movimiento musical que impulsan los jóvenes indígenas. 

 

“En términos musicales hay una fusión que se logra entre tradiciones musicales locales, como las ceremoniales e indígenas, con los ritmos del rock, con esta música global. Estas fusiones musicales generan un diálogo entre muchos jóvenes y los visibiliza como nuevos sujetos urbanos, porque a través de esta música se están narrando a sí mismos de distintas maneras, como jóvenes, con sus pertenencias étnicas, pero también como seres humanos; con sus propias experiencias amorosas, por ejemplo”, expresó de la Cruz López.

 

Esta investigación permitió reconocer que en toda la geografía veracruzana ha aparecido un gran número de jóvenes adeptos del rock que se suman al movimiento que existe en el norte de México y que se ha visualizado con agrupaciones de los pueblos seris, en Sonora.

 

A diferencia de lo que pasa con el rock tradicional que se produce desde el sur de México, donde agrupaciones desparecen por la falta de apoyos y canales de difusión, el etnorock o rock indígena tiene una importante presencia a nivel internacional, específicamente en Latinoamérica, donde países como Ecuador, Bolivia y Brasil son cunas de varias agrupaciones de jóvenes indígenas que han utilizado diversos géneros musicales para preservar su esencia cultural.

 

“Los jóvenes se acercan al rock por las nuevas sensibilidades de las juventudes contemporáneas, hay toda una dinámica de comunicación que los acerca. Ver a los grandes rockeros que dieron conciertos solidarios en Chiapas sirvió como un  recurso, pero también esa necesidad de resistencia juvenil que a través de esta música trata de reivindicar ciertas pertenencias y demandas, esa es la estrategia, pero sobre todo visibilizarse como jóvenes y estar en diálogos con jóvenes de otras partes, independientemente de sus adscripciones lingüísticas”, recalcó Martín de la Cruz López Moya.

 

Etnorock, los rostros de una música global en el sur de Méxicose presentó este jueves en la Capilla del Rosario del Centro Cultural San Pablo. La presentación estuvo a cargo Martín de la Cruz López Moya y Juan Pablo Zebadúa, dos de los autores; del músico oaxaqueño David Morales y del investigador Sergio Navarrete.

etnorock-resized-960 etnorock 3-resized-960

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s